Pérdida de agua en piscina: cómo detectar fugas y filtraciones

Por
en Blog

Detectar fuga de agua en piscinas

El verano suele ser el momento en el que muchos propietarios y usuarios se plantean si su piscina pierde agua. Aunque disponemos de todo el año para hacer las comprobaciones oportunas, el mayor uso y observación propicia que estemos más atentos y vigilantes ante la posible existencia de filtraciones en piscinas. La fuga de agua en una piscina es algo que ocurre de manera prácticamente constante, pero hay cierto momento en la que ésta se puede considerar importante para proceder a tomar las medidas necesarias.

¿Cuándo debe preocupar la pérdida de agua de una piscina? Ciertamente no resulta fácil determinar una medida concreta a partir de la cual debamos preocuparnos por una posible fuga de agua ya que influyen muchos factores climatológicos tales como la cantidad de horas de sol que recibe la piscina, la temperatura ambiente, el viento, la humedad relativa… De modo que una piscina en Albacete, donde hay una humedad relativa baja, en un mes especialmente caluroso de agosto, y con algo de viento, sufrirá mucha más evaporación que la misma piscina en Santander, donde las condiciones climatológicas son generalmente más favorables. Por otra parte, cuanto mayor uso se hace de la misma, mas perdidas se producen, por lo que dependiendo de todas estas circunstancias, hay quien considera razonable una pérdida de agua de 2,5 a 3,5 cm por semana. En los meses de invierno, donde las condiciones climatológicas adversas desaparecen, la pérdida debe reducirse notablemente. En caso contrario, debemos investigar.
Hay otros factores bastante obvios que a veces por descuido suelen causar desconcierto a algunos propietarios cuando observan el agua de sus piscinas:

1. Debemos tener en cuenta las lluvias mientras estemos en fase de verificación de niveles de agua de la piscina, ya que distorsionan los resultados al ayudar a recuperar el nivel de agua perdido.

2. Debemos preguntarle a la persona que habitualmente se ocupa del mantenimiento de la piscina ya que en los ciclos de limpieza se pueden llegar a tirar 100 o 150 litros, dependiendo de la bomba y del tiempo empleado en esta labor, lo cual también contribuye a una bajada de nivel de la lámina de agua, y no necesariamente conlleva asociada una fuga.

¿Cómo comprobar si la piscina pierde agua? Como comentamos en el punto anterior, las señales de referencia pueden ser de utilidad si son correctamente interpretadas por especialistas. Podemos emplear el “método del cubo” para comprobar si la piscina presenta pérdidas de agua. Se trata de un método sencillo y aproximado que consiste en instalar un cubo fijado a la escalera, y hacer coincidir el nivel de agua de la piscina con el del cubo, esperar varios días y comprobar si el nivel de agua de la piscina ha bajado respecto al del cubo (probable perdida) o si por el contrario se mantiene constante, lo cual indica que la perdida de agua ha sido proporcional por evaporación en el interior del cubo y en la piscina y por tanto no hay perdidas.

Respecto al sistema hidráulico de la instalación, podemos verificar si tiene perdidas poniendo en presión el sistema de impulsión y verificando mediante manómetros si pasado un tiempo ésta se mantiene o ha descendido la presión, lo cual implicaría una perdida localizada en este sistema.

En ocasiones, de una inspección visual del vaso de la piscina y del entorno se puede obtener información útil: grietas en el vaso de la piscina, desniveles en el vaso de la piscina debidos a hundimientos del terreno u otros.

Si tras las comprobaciones comentadas anteriormente, sospechamos que hay una pérdida de agua en la piscina, solo queda contactar con especialistas como los de Grupo BDI y ponernos en sus manos.

¿Cómo se soluciona una pérdida de agua en la piscina? Hoy día podemos emplear distintas soluciones que junto a una buena aplicación garantizan la estanqueidad del vaso por mucho tiempo. Para los especialistas de Grupo BDI es fundamental dejar bien regularizado el soporte base, evitando aristas vivas, para aplicar el sistema de impermeabilización elegido y posteriormente realizar el chapado del gresite con el máximo cuidado para evitarle daños a la impermeabilización mientras duren estos trabajos. En Grupo BDI creemos que es más importante una buena ejecución que el propio sistema de impermeabilización elegido ya que hoy día el mercado ofrece sistemas de calidad. Merece la pena prestarle especial atención a los puntos singulares.

En cuanto al tiempo de reparación de una piscina con filtraciones no hay un periodo exacto, aunque dependiendo de la problemática podemos hablar de entre una y tres semanas aproximadamente.

Otro de los aspectos que más preocupa a los propietarios de piscinas con pérdidas de agua es si habrá que vaciarla completamente. En Grupo BDI siempre recomendamos vaciar ya que además de resolver el problema localizado en cuestión es conveniente realizar una inspección a fondo aprovechando esta circunstancia. Hay muchos detalles que sólo se pueden inspeccionar y reparar con la piscina vacía tales como puntos singulares: esquinas, encuentro de sumideros, barredera e impulsores con el vaso, focos de luz y skimmers.

No obstante, siempre es interesante comprobar periódicamente los niveles durante todo el año para detectar a tiempo posibles fugas y evitar males mayores. Conviene señalar que una pérdida de agua en una piscina supone una filtración de agua al terreno, continua y probablemente muy prolongada ya que en muchas ocasiones las filtraciones no son detectadas a tiempo. En principio esto puede suponer un problema únicamente en la factura del agua. Sin embargo, estas filtraciones pueden provocar el lavado del terreno, causando oquedades en el mismo que posteriormente pueden producir hundimientos. Si estas oquedades se producen en la cimentación de una vivienda o un edificio, el problema se agrava mucho, ya que entonces corre peligro la estabilidad de la vivienda. Es fundamental por tanto estar en manos de especialistas.

Pero, por mucha vigilancia que se preste, ¿cuáles son las causas más comunes de las filtraciones y fugas en piscinas? En Grupo BDI hemos encontrado dos tipos de problemas en las piscinas con filtraciones: problemas estructurales y problemas hidráulicos, debidos en unos casos a una mala ejecución y en otros casos a la ausencia total de mantenimiento en piscinas viejas. Recordemos que el paso del tiempo actúa en contra del buen funcionamiento de la piscina y sus instalaciones.
Los puntos débiles suelen ser los puntos singulares ya indicados de la piscina: los encuentros del vaso de la piscina con los skimmers, desagües, impulsores, barredera y esquinas del vaso.

Por otra parte, una mala o inexistente impermeabilización del vaso de hormigón también suele ser motivo de problemas, así como un sistema hidráulico viejo, especialmente en las uniones de las tuberías. En casos extremos los especialistas de Grupo BDI se han encontrado con vasos de hormigón rotos debidos a asientos del terreno por defectos de compactación o por pequeñas fugas que prolongadas en el tiempo han lavado el terreno descalzando el apoyo.

Quizás también te interese

Dejar comentario

3 × uno =