Rehabilitación de barandillas: actuaciones y tipologías

Por
en Blog

rehabilitacion de barandillasLa rehabilitación de barandillas es una cuestión que trasciende los aspectos estéticos. Las barandillas son elementos de sujeción vitales para la seguridad en los edificios: balcones, escaleras y desniveles precisan de barandillas perfectamente ancladas que ofrezcan firmeza y estabilidad. Para ello, conviene realizar no solo inspecciones periódicas que garanticen esa seguridad, sino también rehabilitarlas a la más mínima señal de necesidad.

Por lo general, las barandillas de los edificios y sus anclajes al forjado suelen manifestar problemas transcurridos los años. La falta de mantenimiento y las calidades inadecuadas, además de los distintos agentes externos, pueden causar el deterioro. Además, en Grupo BDI nos encontramos con muchos propietarios que nos plantean dudas acerca de la propiedad de la barandilla: la Ley establece que las barandillas son elementos comunes de uso privativo, por lo que el correcto mantenimiento o sustitución de una barandilla en mal estado corresponde a la Comunidad de Propietarios, aunque se encuentre en el balcón de una vivienda particular.

¿Qué tipos de barandillas hay?

La tipología de la barandilla también tiene una gran incidencia en su grado de seguridad y durabilidad. Según el estado en el que se encuentren, y también en función de los criterios económicos, se estudia en cada caso si conviene reparar o si lo recomendable es sustituir por una nueva. ¿Cuáles son los mejores tipos de barandillas? La sustitución abre la posibilidad de utilizar una nueva, con materiales y diseños renovados que otorguen modernidad a los edificios en función de las preferencias estéticas de cada propietario o comunidad. Estos son los materiales más utilizados en la fabricación y diseño de las barandillas:

  • Barandillas de aluminio: Implican un menor mantenimiento debido a que la propia naturaleza del material soporta mejor que el hierro la contaminación ambiental y marina. Además, dependiendo de la tipología y diseño, suelen ser más económicas que otras alternativas.

  • Barandillas de hierro. Son más rígidas, pero también implican un mayor mantenimiento que las de aluminio y precisan tratamientos antioxidantes que aseguren su durabilidad en óptimas condiciones. El lacado al horno es una opción para dotarlas de protección, aunque en ambientes agresivos lo más recomendable es un galvanizado complementado con revestimientos antioxidantes específicos ricos en zinc.

  • Barandillas de madera: Cada vez se utilizan menos, ya que necesitan un mantenimiento más periódico, especialmente en zonas donde la acción del sol es más acusada.

  • Barandillas de acero inoxidable: Suelen ser más costosas que las demás, pero no necesitan tratamientos adicionales como pinturas. Sí requieren limpiezas periódicas para evitar que los depósitos de suciedad produzcan deterioros en las mismas. En ambientes más agresivos es recomendable optar por acabados pulidos (no cepillados) que faciliten su limpieza y dificulten los depósitos de agentes agresivos como los cloruros.

    barandilla de cristal

Características de las barandillas: cuestión de seguridad

Independientemente de qué tipo se trate, al realizar trabajos de rehabilitación de barandillas el factor más importante en juego es la seguridad. Hay ciertos requisitos y características que deben cumplirse según la normativa vigente, que en el caso de Grupo BDI (barandillas en fachada, con desnivel de caída de más de seis metros) son los siguientes:

  • Altura mínima de 110 centímetros desde el piso terminado.

  • Los huecos entre barrotes o balaustres no deben ser superiores a diez centímetros.

  • La geometría de la barandilla no debe disponer de elementos escalables, evitando puntos de apoyo entre 20 y 70 centímetros desde el suelo.

  • Prueba satisfactoria de empuje horizontal de barandillas sobre el pasamanos realizado desde el interior hacia el exterior midiendo la deformación de la misma mediante relojes comparadores para evaluar su comportamiento y si la deformación está dentro de los parámetros adecuados o no.

Además, hay que tener presente que en la rehabilitación de edificios la sustitución de una barandilla vieja por una nueva se realiza generalmente con los propietarios haciendo uso normal de la vivienda, por lo que resulta fundamental minimizar los tiempos de riesgo sin barandilla dentro de lo posible, y emplear mientras tanto las medidas de seguridad adecuadas para evitar completamente la exposición de los usuarios a caídas.

Reparaciones de barandillas más frecuentes

Lo más habitual al trabajar la rehabilitación de barandillas es encontrarse elementos deteriorados por golpes, así como la oxidación. Los trabajos suelen centrarse en reparar y reponer los elementos afectados por unos nuevos, de forma que la barandilla recupere sus condiciones de seguridad originales.

También es habitual la revisión de los anclajes y sustitución por unos nuevos para asegurar las sujeciones de la barandilla.

Por supuesto, antes de realizar cualquier revestimiento de pintura es fundamental realizar una correcta limpieza y retirada de restos de óxido generalizados para prevenir que puedan reproducirse.

tipos de barandilla

Los lectores han llegado a este artículo buscando:

¿Cómo detectar pérdidas de agua en la piscina? Cuidados y rehabilitación

¿Cómo reparar un pilar de hormigón armado?

Tipos de grietas en paredes: cómo arreglarlas

Recent Posts

Dejar comentario

quince − 12 =