Nuevo proyecto de Grupo BDI en la calle Játiva de Madrid

Por
en Blog

Calle Játiva de MadridEn Grupo BDI seguimos trabajando, creciendo y asentando nuestra presencia en la capital de España. Recientemente hemos culminado el proyecto emprendido en la calle Játiva de Madrid, ubicada en el barrio de Adelfas. En este proyecto, se han llevado a cabo dos grandes grupos diferenciados de actuaciones: la primera, los trabajos de acondicionamiento y conservación de 6 de los 17 portales que tiene el edificio, y también se ha actuado en zonas comunes (escaleras, vestíbulos, cuartos técnicos, garaje, etc.), cubierta y fachada, tratando en todo momento de no afectar a la convivencia diaria con los vecinos. Por otro lado, se han realizado labores de mantenimiento en fachada, garaje, urbanización y zonas comunes de los 17 portales del edificio completo, situado en el número 4 de la misma calle.

Los trabajos de reparación del primer contrato no han afectado a los elementos estructurales del edificio, y se corresponden principalmente con reparaciones de fisuras en paramentos y techos debidos a movimientos diferenciales ocasionados por un mal comportamiento de la cimentación y su interacción con el entorno. Estos trabajos de reparación de fisuras se han realizado conforme a las prescripciones técnicas definidas en el proyecto.

Los pasos prescritos en el proyecto han requerido el saneado previo de la zona fisurada, la colocación de grapas metálicas para coser la fisura a lo largo de todo su recorrido (en el caso de que el espesor fuese mayor a 2 milímetros) y el posterior sellado de la fisura (si el espesor era menor a dos milímetros). También se ha realizado la posterior colocación de una malla de fibra de vidrio cubriendo toda la zona fisurada y a 30 centímetros por cada lado de la fisura, y por último el enfoscado (o enlucido) y pintado de los paramentos.

En las fisuras de la fachada, que también requerían de ciertas labores, se ha realizado la reparación en la fábrica de ladrillo cara vista mediante la retirada de las piezas de ladrillo fisuradas, la posterior colocación de flejes de acero galvanizado en los tendeles de la fábrica y, por último, la reposición de las piezas de ladrillo similar al existente, con el rejuntado de mortero. Además, se ha realizado el saneado y sellado posterior de las juntas de dilatación y de trabajo en fachada y cubierta.

Tras la finalización de una parte de los trabajos de reparación de fisuras, se procedió a la coordinación de manera paralela el inicio de los trabajos de mantenimiento del segundo contrato. Las actuaciones contempladas en él consistían principalmente en la aplicación de pintura en los paramentos y techos de las zonas comunes de portales y garaje, así como la pintura en cerrajería (interior y exterior) de todo el edificio, a los que había que sumar trabajos de mayor envergadura, como reparaciones de humedades en garaje mediante la impermeabilización de todas las zonas afectadas, y por último reparaciones en el aplacado de granito en zócalo exterior del edificio.

Obra en la calle Játiva de Madrid: un proyecto exigente

Para poder desempeñar con la mayor eficacia todos los trabajos necesarios para lograr el objetivo deseado fue necesario adaptar los medios humanos y materiales destinados a ello durante la ejecución de la obra, en función de la fase en la que se encontrase y de los oficios específicos que hubiese que desarrollar en cada momento. Aproximadamente se ha contado con una media de ocho operarios al día.

Para la ejecución de las reparaciones en vivienda, repartidas entre dos y tres equipos experimentados y formados en varias especialidades diferentes -para tener una mayor operatividad en la duración de la obra planificada para cada vivienda- la duración de los trabajos ha variado entre dos y nueve días laborales, siempre con una fecha de inicio y finalización determinada, adaptada en función del nivel de lesión de cada vivienda,.

En el resto de trabajos independientes a la planificación acordada en las viviendas de la calle Játiva de Madrid, hemos tenido una mayor versatilidad y hemos podido reforzar con un mayor número de operarios en momentos puntuales en función de las necesidades de la obra. Los principales gremios involucrados son el de albañilería, pintura, solado, alicatado e impermeabilización, llegándose incluso a contar con operarios formados en trabajos en altura con trabajos verticales, para acometer reparaciones en fachadas y cubierta.

Este proyecto, a nivel global, contaba con un alto grado de exigencia técnica en las reparaciones estructurales, fachadas y tabiquerías. Para poder cumplir tanto con las necesidades del cliente como con nuestro propio compromiso de calidad, ha sido necesaria una minuciosa planificación y coordinación, ya que todos los trabajos se han desarrollado en un entorno de tránsito e incluso de coexistencia. Así, por ejemplo, se ha respetado un planning con dos equipos de trabajo entrando a reparar las cerca de 50 viviendas, todas ellas habitadas durante la ejecución de los trabajos, cumpliendo el compromiso de entrada y salida en cada una de ellas. Asimismo, el resto de actuaciones no se han quedado cortas en ese sentido: ha sido necesario impermeabilizar por fases las zonas comunes y, de paso, la pintura de señalización horizontal del parking subterráneo y las reparaciones y pintura en las 17 escaleras del edificio.

El compromiso de duración de la obra era de siete meses para la ejecución total de todos los trabajos previstos. Finalmente, así ha sido, cumpliendo incluso con algunas ampliaciones y mejoras solicitadas por el cliente durante el transcurso de la obra.

Recent Posts

Dejar comentario

dieciocho + catorce =