Rehabilitación de puentes: cuatro obras maestras que han sido renovadas

Por
en Blog

La rehabilitación de construcciones históricas es una de las herramientas fundamentales para la preservación del patrimonio arquitectónico a nivel mundial. Reforzar estructuralmente y mejorar estéticamente edificaciones de un valor singular, ya sea por su antigüedad o importancia, realza su importancia como seña de identidad y atractivo turístico. Y la rehabilitación de puentes es una práctica fundamental en este aspecto.

La rehabilitación de puentes a lo largo y ancho del mundo ha permitido a millones de personas, tanto en sus propias ciudades como durante vacaciones y viajes, disfrutar de la mejor versión de algunas construcciones arquitectónicas magníficas. Cuatro ejemplos más que elocuentes:

Puente de Henares, Guadalajara

Castilla La Mancha es la cuna de muchos de los restos de la época árabe en España. Toledo quizá sea el máximo exponente, pero muchas construcciones singulares están en diferentes puntos de la región. Una de las más ilustres es el Puente de Henares (también conocido como puente árabe o puente califal) de Guadalajara, que este mismo verano ha visto concluir las obras de rehabilitación a las que estaba siendo sometido desde finales del pasado año.

Este puente, que fue construido entre los siglos X y XI, fue en la época califal la más importante vía de paso para las comunicaciones entre Madrid, Aragón y Cataluña. Durante sus siglos de vida, ha sido rehabilitado en diversas ocasiones, y estos últimos trabajos, centrados en la reconstrucción de algunas partes excesivamente deterioradas y el tratamiento de las caras del puente, son la guinda ideal para que una de las mayores joyas arquitectónicas de la Edad Media en España luzca en todo su esplendor.

Tower Bridge, Londres

Uno de los emblemas de una de las grandes capitales mundiales. El Puente de la Torre, llamado así por su proximidad con la London Tower, surca el Támesis con su estilo victoriano neogótico. Es un puente perfectamente reconocible por su presencia en multitud de series, películas e imágenes icónicas de Londres, pero sobre todo como un símbolo arquitectónico.

Además de múltiples y frecuentes lavados de cara, el ilustre Tower Bridge londinense tuvo que reformarse en el año 2016 debido al desgaste del tiempo y del intenso tráfico que circula cada día por su calzada: alrededor de 40.000 personas y 21.000 vehículos. Durante meses, el puente estuvo cerrado -incluso para los peatones en distintas fases-, también reduciendo la frecuencia de paso de navíos entre sus levadizas plataformas.

Puente de Serranos, Valencia

El puente de Serranos de Valencia, que data del año 1518, lleva sus cinco siglos de vida conectando una de las antiguas puertas de la ciudad -la que le da nombre- con la otra orilla del río Turia. Aunque originalmente fue alzado en el año 1349, las riadas ocurridas en 1406, 1427 y 1517 obligaron a reedificarlo por completo.

Hoy en día, es uno de los más transitados puentes de la ciudad. Entre los años 2005 y 2009 fue rehabilitado por completo, y a partir de 2012 se convirtió en un paso peatonal tras casi 500 años de carros, tranvías y coches circulando sobre su empedrado. Aunque no es el puente más antiguo de Valencia, sí es uno de los más característicos y conocidos.

Queensboro Bridge, Nueva York

Aunque su notable fama muchas veces queda ensombrecida por los vecinos puentes de Manhattan y Brooklyn, el puente de Queensboro es una de las muchas joyas arquitectónicas infravaloradas en Nueva York. La construcción, que atraviesa el East River desde Manhattan en dirección a Queens a la altura de la calle 59, es otra de las inolvidables postales que deja la ciudad sobre las aguas de uno de sus ríos.

La rehabilitación de puentes tuvo un gran papel en su aspecto y funcionalidad actual. Hoy en día, el puente de Queensboro cumple 110 años de vida con las medallas de haber sido, durante años, el puente voladizo más largo de Norte América, y estuvo de reformas durante más de una década: entre 1987 y 2012, el ayuntamiento de la Gran Manzana invirtió más de 300 millones de dólares en paliar el deterioro y la corrosión de esta inmensa estructura metálica.

Recent Posts

Dejar comentario

tres + dos =